Desnuda

Si han estado viviendo debajo de una roca en las últimas semanas, déjenme hacer un resumen de lo que pasó: hijos del patriarcado han publicado fotos de mujeres desnudas sin su autorización y en lugar de cuestionar la completa violación a la intimidad de estas mujeres, las reacciones han sido de cuestionamiento a las mujeres. Como siempre, en lugar de enfocarnos en los delincuentes, los abusadores, los hombres que violentan la integridad de las mujeres; nos enfocamos en el comportamiento de las mujeres, analizando cada detalle: buscando justificaciones.

“Por eso no hay que tomarse fotos desnuda”, “Para que se las tomaron sí no querían que nadie las viera”.  Ya basta de mojigatería.

Primero y antes que todo: MI CUERPO ES MÍO. Yo puedo erotizarlo, para mí misma o para compartirlo con quien yo quiera. Énfasis en: CON QUIEN YO QUIERA. Y sí y sólo sí, la persona o las personas con quien lo quiero compartir también están de acuerdo.

tetas-01

Puedo tomarme una foto desnuda y no querer que nadie la vea. Me la puedo tomar para MI placer. Puedo tomarme una foto desnuda y querer compartirla con mi pareja/ parejas. Puedo tomarme una foto desnuda y postearla públicamente en la Internet.

Desgraciadamente, vivimos en una sociedad en las mujeres son pensadas no como sujetas de derecho, humanos pensantes con deseos e intereses propios; sino como objetos de entretenimiento para el placer masculino heterosexual.

Una sociedad en la que una criminal con conocimientos informáticos/ tecnológicos puede violentar mi privacidad al robar datos personales de mi celular y hacerlos públicos. Una sociedad en la que una persona en la que confié en algún momento de mi vida y con quien intercambié fotos privadas puede reenviar dichas fotos a sus contactos o publicarlas en sitios de “revenge porn”. Una sociedad en la que un fulano con quien intercambié números de teléfono, cualquier día que se le ocurra, puede decidir enviarme una foto de su pene: sólo porque puede y porque asume que yo voy a estar… No sé, “agradecida”.

¿Qué pasa? Que para muchas de nosotras, nuestros cuerpos son lo más fundamental: son lo único que realmente nos pertenece. Y queremos decidir libre e indiscutiblemente sobre nuestros cuerpos.

Así que el problema no son las mujeres en las fotos: el problema son los delincuentes que las robaron y las publicaron. El problema es la avalancha de personas que las buscan dichas fotos paras verlas y compartirlas.

*EDICIÓN*

Quité los nombres de las mujeres que tenía como ejemplo, porque una gran parte de quienes entraban y leían este post, luego se fueron a buscar las fotos.

Publicado por primera vez en tecnobruja el 17 octubre, 2014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s