Contraseñas I

(TecnoBruja cuidando de una persona de seis años, ocupada con algo; dándole la espalda)

Persona (seis años): ¿Cómo se escribe tu nombre?

TecnoBruja: T-E-C-N-O-B-R-U-J-A

 Persona (seis años): Y, ¿Cómo se llama tu gata?

TecnoBruja: Pecas

Persona (seis años): ¿Cómo se escribe?

TecnoBruja: P-E-C-A-S

Persona (seis años): Y la otra, ¿Cleo?

TecnoBruja: Cleopatra, (lentamente) C-L-E-O-P-A-T-R-A

(Me doy la vuelta, porque me da curiosidad saber porque me pregunta eso)

Persona (seis años): (Con mi celular en la mano) No, esa no es tu contraseña.

Tengo un teléfono “inteligente” con contraseña y una persona de seis años que siempre quiere que le preste mi celular para jugar.  Parece una tontería, sólo quiere jugar; ese no es el punto.

Hora de ejercitar nuestras mentes: ¿Cuántas páginas de las que visitas diarios te piden crear un perfil de usuaria? ¿Cuántas contraseñas tenés? ¿Las respuestas son iguales? Lo más probable es que no: lo más probable es que tengas una, dos, máximo tres contraseñas que utilizas una y otra vez en distintos espacios virtuales.

Ahora, ¿cómo crean sus contraseñas? Déjenme adivinar: el nombre de una persona querida, cumpleaños de alguien, el nombre de la mascota (según el razonamiento de mi persona de seis años), frase favorita, canción favorita… Y así nunca se nos olvida.  Y así, alguien que nos conoce puede fácilmente dar con nuestra contraseña.

Claro que lo sé, porque lo he hecho. Todavía conservo algunas contraseñas de lo más predecibles; creadas en el apuro de abrir una cuenta y acceder al contenido. Y no pasa nada, hasta que un día viene un hijo del patriarcado y decide “hackear” nuestra cuenta.

No sólo tenemos una llave que es muy fácil de copiar, sino que usamos la misma llave para varios candados. Pero la mayoría de nosotras piensa: ¿quién tendría interés en hackearme? O Si no tengo nada que esconder, ¿a mi qué me importa sí alguien más puede acceder a mi(s) cuenta(s)?

No tengo nada que esconder, pero no quiero que una persona X tenga acceso a mis conversaciones,  no quiero que a través de mi cuenta tenga acceso a mis amistades, no quiero que publique a mi nombre, no quiero que envíe mensajes de odio a mi nombre; no quiero que violenten mi privacidad.

¿Cómo están sus contraseñas? ¿Las adivina una persona de seis años?

Así que el primer paso es revisar mis cuentas: ver sí realmente necesito tener activos todos esos perfiles. El paso dos es el más difícil y es cambiar mis contraseñas, tomando en cuenta los siguientes parámetros: más de diez dígitos, incluir números y símbolos, no relacionadas directamente a mi persona.  El tercer paso es no olvidar mis nuevas contraseñas.

Para todo lo anterior, por aquí les dejo un enlace que les facilitará cincuenta mil veces el proceso.

Publicado en tecnobruja el 5 septiembre, 2014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s